Los especialistas Jordán Barres, Juan Pablo Aracil y Stephan de Francia

La Unidad de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Provincial registra más de 2.000 consultas

La Unidad de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Provincial de Castellón registró el pasado año más de 2.000 consultas. Esta Unidad, única en la provincia y con cinco años de andadura, pretende mejorar la autoestima, la imagen corporal y la calidad de vida de los pacientes, sobre todo de las mujeres afectadas por cáncer de mama, y recrear una mama de aspecto natural y similar a la otra, explica el doctor Juan Pablo Aracil, jefe de la Unidad.

El especialista añade que “el Consorcio Hospitalario Provincial es un centro de referencia en el ámbito oncológico y, como consecuencia del tratamiento de pacientes de cáncer, se producen unas mutilaciones y secuelas tanto físicas como funcionales que entran de lleno en el cometido de la cirugía plástica y reconstructiva”.

La cirugía plástica es una especialidad amplia que procura restaurar la función y el aspecto físico en aquellas lesiones producidas por cáncer, así como por traumatismos, quemaduras, pérdida de sustancia en miembros y malformaciones congénitas.

Los especialistas realizaron 491 intervenciones quirúrgicas. Uno de los procedimientos más frecuentes es la reconstrucción de mamas tras su extirpación por cáncer u otra enfermedad. El desarrollo de nuevas técnicas y materiales médicos posibilitan al cirujano plástico crear una mama similar en forma, textura y características a la mama no operada.

En el Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón se tratan al año unos 1.300 nuevos casos de cáncer, de los que 250 son de mama y, aunque no todas las pacientes necesitan intervención ni la solicitan, sí que es cierto que son las más interesadas en un servicio de estas características.

Este servicio, “es un paso de calidad, porque se coordinan los servicios de cirugía y oncología para llevar un tratamiento no sólo conservador sino también reconstructor en la patología mamaria”, continúa el doctor Aracil.

“La finalidad es recrear una mama de aspecto natural, eliminar la necesidad de llevar prótesis de relleno, mejorar la calidad de vida y proporcionar satisfacción a la paciente”, destaca el especialista.

En muchas ocasiones la reconstrucción se realiza mientras se está eliminando completamente el tumor, por lo que la paciente despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, lo que supone grandes beneficios para la mujer desde el punto de vista psicológico al evitar que pase por la experiencia de verse con la mama extirpada.

Para la inmensa mayoría de las pacientes mastectomizadas, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen absoluta y proporciona, además, un equilibrio psicológico al volver a verse un cuerpo completo.

El Servicio trata también grandes tumoraciones cutáneas, úlceras vasculares y pacientes postoperados de cirugía bariátrica, entre otros.

En el caso de los tumores cutáneos, los espcialistas trabajan en estrecha colaboración con dermatólogos, patólogos, radioterapeutas, oncólogos y especialistas en Medicina Nuclear con el fin de tratar el cáncer que afecta a la piel y los tejidos vecinos.

Oculoplástica

En colaboración con los oftalmólogos, los cirujanos plásticos también tratan quirúrgicamente las enfermedades que afectan a los tejidos que están alrededor del globo ocular.

Este equipo se ocupa, sobre todo, de las patologías que afectan a los párpados y la órbita, zonas especialmente delicadas, puesto que cualquier complicación puede afectar al ojo y a la visión, explican los doctores, quienes destacan la importancia de trabajar conjuntamente para que las reconstrucciones sean perfectas.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *