Personal de la Unidad de Optometría Infantil

Optometría Infantil registra más de 1.600 consultas

La Unidad de Optometría Infantil del Hospital Provincial de Castellón, que tiene como objetivo prioritario agilizar el tratamiento para la recuperación de las ambliopías detectadas en las campañas de prevención de esta patología y otras anomalías visuales, registró el pasado año 1.600 consultas. El Instituto oftalmológico José María Menezo del Hospital Provincial es actualmente el abanderado en España de la detección precoz de la ambliopía, ya que desde hace siete años lleva a cabo una campaña en la que las dos optometristas del centro se desplazan a colegios de la provincia para realizar revisiones visuales al alumnado de 4º y 5º de Educación Infantil y detectar así posibles anomalías.
Así, la optometrista de la Unidad, Adriana Temprano, se ocupa en colaboración con oftalmólogos del centro, del tratamiento y seguimiento de los niños con el fin de asegurar el proceso de instauración de una visión normal antes de la edad crítica para la resolución de una ambliopía (también conocida como ojo vago), fijada alrededor de los 7 u 8 años, .

“La experiencia nos ha enseñado que no basta con detectar en el centro escolar las posibles anomalías y notificarlas a los padres, sino que para ser eficaces y actuar con rapidez debemos iniciar nosotros mismos los tratamientos desde nuestro centro”, explica el doctor Antonio Gómez, jefe de Sección de Oftalmología Pediátrica y Estrabismos, quien junto a la doctora Ana Guinot y la enfermera Francisca Samblás colaboran con la optometrista en los casos necesarios.

“Estamos consiguiendo -añade el doctor Gómez- reducir la incidencia de la ambliopía del 7 por ciento, que es lo habitual en la población española, a menos del 2 por ciento entre los escolares de la provincia que han participado en las campañas.

Temprano señala que cuando el niño acude al centro se le realiza una exploración completa, se explica a los padres en qué consiste la anomalía visual detectada y cuál es el tratamiento más adecuado.

“Términos como ambliopía, ametropía o estrabismo designan alteraciones visuales que deben ser detectadas y tratadas durante la infancia, ya que un diagnóstico precoz y una buena puesta en práctica de los tratamientos optométricos y oftalmológicos propuestos facilitará que se obtenga un desarrollo adecuado de la visión del paciente”, señala Temprano.

El tratamiento dependerá del motivo ocular causante del problema, pudiendo tratarse de gafas, oclusiones con parches, lentes de contacto o prismas, entre otras medidas.

Temprano destaca la importancia de que la familia y el entorno del paciente se involucren creando un ambiente afable, natural y positivo ante la nueva situación de que el niño lleve gafas o un parche en uno de los ojos, ya que “el éxito del tratamiento depende en gran medida de ello”, concluye.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *